Red 113 en facebook

Red113



 RED 113 MICHOACÁN/Arturo Arteaga

Morelia ,Mich.- 19 de agosto de 2017.- Agrupaciones de cumbia hay muchas, diversas, multicolores, acorde a cada subgénero del pegajoso ritmo tropical y para todos los gustos. Pero indudablemente hay una orquesta que aplica para aquellos cumbiamberos clásicos de corazón; cumbia de primer orden y enraizada en la sonoridad del Atlántico colombiano: La Delio Valdéz.
Ésta orquesta nace en el año 2009 en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, integrada principalmente por músicos argentinos. Se ha presentado en diversos escenarios de su país en giras que le han permitido fama nacional, esto debido a que Argentina además del tango y el rock, baila cumbia. Sin duda. Presentaciones en el Konex, Ferias del folklore, Cosquín, Niceto Club, en fin. Múltiples lugares en los que la cumbia sabor a Colombia ha puesto a bailar a todos aquellos que han caído bajo sus encantos musicales.
Asimismo, cabe mencionar que sus trece miembros a pesar de provenir de otros géneros musicales (reggae, ska, rock), han sabido adaptarse al gusto y sentimiento cumbiero de antaño, y es que esta agrupación parece salida del túnel del tiempo, suena a hace más de cuarenta años; lo cual nos permite pensar sobre dos cuestiones: primero, la cumbia no tiene vigencia, su majestad (esperamos así sea), es inmortal. Segundo, La Delio Valdéz, al captar el sonido de la cumbia colombiana costera clásica, aporta a la vigencia de la misma, nos transporta y permite a las nuevas generaciones apropiarse del sonido hoy, a tanto tiempo de distancia y a pesar de las distintas mutaciones que la cumbia ha sufrido con el paso del tiempo.
La Delio suena perfecto, a cumbia colombiana a pesar de ser argentinos. Indudablemente pensaríamos que al provenir de la región porteña deberían sonar a cumbia villera. Mero prejuicio. Ello no es posible primero porque La Delio se integra por múltiples músicos, lo cual abre las posibilidades interpretativas, mientras que en la cumbia de la villa las alineaciones de músicos son menores y limitan su sonido. Precisamente al respecto de esas “posibilidades interpretativas”, en esta edición de Tropicalísimo, queremos recomendar la segunda placa de esta excelente agrupación, titulada “La rueda del cumbión” del año 2014, donde encontramos desde la clásica cumbia “movida”, con tambores y güíros alternando el contratiempo con guitarra eléctrica y el endiablado ritmo del bajo, hasta cumbias calmadas, suaves, donde sólo hace falta que los acordes sean acompañados por un séquito de damas en polleras (faldones) blancas levantando una vela en la oscuridad.
Como señalábamos, La Delio ha sabido conjuntar armoniosamente lo mejor de la cumbia colombiana clásica y moderna, decíamos, en el estilo de la costa del Atlántico. Entendamos por cumbia clásica aquella sencillamente instrumental; la cumbia moderna es aquella que implica letras, es decir, que son cantadas. A su vez, la utilización de los tambores, maracas y güiros, de la mano de poderosos metales (saxofones alto y menor, dos trombones, dos trompetas y clarinete a manera de gaita) aunado a la voz (al menos en este disco) de Gladys “La negra” Sarabia y el resto de la orquesta en los coros, nos permiten disfrutar de temas – composiciones propias y canciones ya clásicas dentro del género. Bienvenidos pues a esta exploración del disco “La rueda del cumbión”, propio de la orquesta argentina La Delio Valdéz. A continuación revisaremos algunos de los temas que consideramos básicos para entender por qué tanto disfrute y calidad de parte de La Delio en este, su segundo disco.
Tamborero de Michoacán
Tema que abre el disco y sin duda, abrirá las pistas de baile. La primera ocasión en que escuchamos este tema, nos pareció curioso que una orquesta argentina de cumbia colombiana o al menos inspirada en ella, tocara un tema que tiene en su título el nombre del estado mexicano de Michoacán. En algún momento le preguntamos vía Youtube a la propia orquesta el porqué de este tema; tan sólo nos indicaron que se trataba de una composición propia y que se les había ocurrido. Quizá mera coincidencia o al menos aparece el nombre de uno de los estados más bellos y representativos de México, que como siempre, suena bien en una canción,  y qué mejor, en una cumbia… “Por el sendero la burra y el rengo marcaban el paso sonando una caja, cantando una cumbia mirando a lo lejos… ¡Tamborero de Michoacán! Esquiva el balacero y se pone a andar, resonando una caja van marcando el paso de aquella cumbita que ha de sonar…”
Negra, ron y velas
“¡Ay bailando cumbia se amanece, con una negra, ron y velas…! ¡Que se levante la pollera, para que baile lo que quiera!” Canción original de Morgan Blanco, músico colombiano de antaño, principalmente de cumbias, porros y vallenato. Tema inspirado en el baile, la festividad y que en su esencia implica la alegría de estar vivos. Versión de La Delio que traspasa los gustos más exigentes y que desde la entrada de la pieza, marcada por los golpes del cumbé en las tumbadoras, nos indica que es momento de pararse a bailar. *Pieza obligada en tu próxima fiesta.
La cumbia sampuesana
Cuenta la historia que en una noche de 1952 el maestro José Joaquín Bettin Martínez, sentado a las afueras de un domicilio, imitó con su acordeón el compás producido por el encender y apagar de las luciérnagas que brotaban de entre la oscuridad. Así nació la Cumbia Sampuesana. Para 1953, la pieza fue grabada por Discos Fuentes, sin letra. Obra instrumental que detalla un breve bosquejo del folklore colombiano, de la zona de Sampués, en el departamento de Sucre. Al siguente año, Nacho Paredes y Alfredo Gutiérrez le imprimen letra a la contagiosa melodía. Por cierto, esta canción aparece en la película “Pueblo, canto y esperanza”, del año 1956, en la que aparecen desde Pedro Infante hasta Joaquín Pardavé. Una belleza de filme.
La Delio señala en diversas entrevistas que su intención nunca ha sido imitar a las orquestas cumbiamberas de antaño, simplemente hacerles un homenaje, lo cual queda de facto en su versión de este emblema de la cumbia universal. Utilizando una letra distinta a la de los maestros Paredes y Gutiérrez, acoplan el sencillo pero poderoso verso “La cumbia sampuesana, pa´que baile con ganas” al compás de un suave y clarinete, articulado con la vastedad de los trombones y la percusión. Indiscutiblemente, se trata de una más que perfecta versión. El maestro Bettin debe estar orgulloso.
El millo se modernizó
Composición del maestro Aurelio Fernández y afamada por Los Gaiteros de San Jacinto (disco “Un fuego de Sangre pura”, del año 2006; ganador del Grammy en 2007 al mejor álbum folklórico), La Delio propone una versión que mantiene el espíritu a cumbia vieja, a cumbia tradicional. Primeramente, debemos señalar que se trata de un tema completamente instrumental como el original, pero en esta versión los arreglos implican mucha más soltura y diversidad. En la versión de los Gaiteros de San Jacinto, se lucen los tambores y principalmente la gaita; La Delio inicia de igual forma la pieza con el clarinete, el cual suena muy similar a la gaita tradicional, acoplándole poco a poco la percusión. Suenan bastante similar ambas versiones, aunque a medida que el tema avanza, en la versión Deliovaldezca aparecen los metales con un tempo marcado por la cabaza y el güiro e incluyendo en determinados momentos “puentes salseados”. Es impresionante cuando entran de súbito el resto de instrumentación, principalmente el bajo. Sabrosura pura.
Rito esclavo
Cumbión de antaño que ya Pedro Laza y sus Pelayeros hicieran famoso allá por 1961. La Delio se toma su tiempo y propone en apenas dos minutos con cincuenta segundos una versión de alta categoría. Manejan prácticamente la misma letra y melodía, aunque la instrumentación deja ver la calidad de la agrupación, acompañando los compases una sutil guitarra, mientras los saxofones suavemente determinan la melodía base. Las percusiones juegan un papel interesante e indispensable, recordemos que son los tambores precisamente los que le dotan de una esencia o toque particular a la cumbia del Atlántico.
Por Dios que no
“¿Qué te pasó? Te fuiste riendo… Para que hoy regreses llorando. ¿Quién se burló de tus sentimientos? Quien te engañó no te amaba tanto. Ahora podrás valorar la vida y corregir tu comportamiento” Canción compuesta por el maestro peruano Hugo Almanza Durand, quien desde los años sesentas ha deleitado a miles de bailadores alrededor del mundo. La Delio reversiona este clásico en el cual podemos sentir un poquito el sabor a Chicha peruana. De igual manera que en el resto de las canciones, las instrumentaciones nos muestran la calidad musical de la orquesta, de la mano de su vocalista “La negra” Sarabia. Tema clásico que invita a la reflexión, a portarse bien con los amores y, por qué no, a seguir disfrutando de un cumbión.
Así, cabe señalar que el disco en general, compuesto por 14 temas es una visita sonora a las costas del Atlántico colombiano, pasando claro, por Buenos Aires. Recomendamos ampliamente este material y esperamos  que sea de su gusto. Nos vemos en la próxima entrega de Tropicalísimo y un favor, dejemos ya en paz a Los Ángeles Azules con su disco de versiones clásicas de sí mismos con vocalistas del pop, escuchemos a La Delio, a Aniceto Molina, Pastor López, Fruko, Super grupo Colombia, Los Corraleros de majagual, los primeros materiales de Celso Piña. En fin. Que para bailar, sobran materiales.
 
Top