Red 113 en facebook



Macol realiza charla sobre un valuarte moreliano: la cantera


El recinto cultural abrió sus puertas para el investigador Gabriel Silva Mandujano, quien ofreció la ponencia “La Escultura Pétrea en Valladolid de Michoacán”.


Morelia, Michoacán, a 6 de julio de 2018.- Propios y extraños que caminan por las calles del Centro Histórico de Morelia pueden mirarla pero sobre todo admirarla, nos referimos a la cantera; el material principal con el que se edificó el patrimonio arquitectónico de la capital michoacana, y que fue tema central de "La Escultura Pétrea en Valladolid de Michoacán", conferencia que fue impartida en el Museo de Arte Colonial (Macol) por el investigador Gabriel Silva Mandujano, como parte del ciclo “De las artes y los oficios en el Michoacán Colonial”.

Sobre el tema, Silva Mandujano expresó: ”Estamos conscientes y admiramos el patrimonio arquitectónico que tiene Morelia, del cual nos sentimos muy orgullosos. La Catedral es el máximo edificio religioso de la ciudad y todo un símbolo, además de contar con una serie de templos, conventos, colegios como el Centro Cultural Clavijero, lo que era el antiguo Colegio Seminario que hoy es el Palacio de Gobierno, y casas de particulares. En fin, lo que es el Centro Histórico y que es el Patrimonio Cultural de la Humanidad, fue consecuencia de toda una labor de 300 años”.

Maestro en Historia del Arte por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, Silva Mandujano indicó que detrás de lo que la sociedad observa, está el trabajo intelectual de maestros de arquitectura, como se les llamaba en aquel tiempo, y de los trabajadores, que con el martillo y el cincel labraban las piedras para construir los muros, las bóvedas y elementos ornamentales que componen dicho patrimonio.

“Es muy palpable, cualquier persona que camina por la ciudad, ya sea que habite aquí o se encuentre de visita, se queda impresionada por toda esta manifestación artística, escultórica y arquitectónica, pero detrás de esto se encuentra la labor de los arquitectos y de los canteros, de los cuales, gracias a las investigaciones realizadas por parte de historiadores y arquitectos, hemos estado conociendo algunos nombres, como el de Vicente Barroso de la Escayola, que fue el que hizo el proyecto de la Catedral. En los archivos se ubican documentos de las cuentas de las obras y cómo quedaron anotados los nombres de los canteros, cuánto ganaban y las piezas que entregaban cada ocho días para recibir un salario”, señaló Silva Mandujano.

El conferencista precisó que algunos de ellos habitaban en los barrios indígenas, o pertenecieron a alguna casta e integraban las cuadrillas o gremios de los canteros.

El investigador, quien se desempeñó como profesor en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo y es autor de diversas publicaciones, explicó que es necesario conocer estos datos para entender que dichas edificaciones son el resultado de siglos de historia.

 
Top